• michelle6427

No te compares con nadie: ¿Por que es malo compararse con los demás?


La Teoría de la Comparación Social

La Teoría de la Comparación Social fue una de las primeras teorías que explica nuestra tendencia innata a comprarnos con los demás.

Fue propuesta en 1954 por el psicólogo León Festinger y propone que todos tenemos un impulso innato autoevaluarnos y la forma en la que evaluamos nuestras opiniones, capacidades y habilidades es a través de la comparación con los demás.


Esto quiere decir que cuando buscamos formar un juicio "válido" sobre nosotros mismos o saber dónde estamos parados, lo que hacemos es una especie de benchmark comparativo para reducir la incertidumbre y autodefinirnos.


Como lo explica esta teoría, nos comparamos incluso desde las etapas más tempranas. Tan sólo recuerda cuando ibas a la escuela: que si Fulanito sacó mejores notas, que si Menganita es más popular, que si tal cuate es mejor en cierto deporte, etc. O incluso con los vecinos: "su casa es más grande que la mía", "su auto es más moderno que el mío", "su familia es más unida que la mía".


¡Vaya! Nos comparamos hasta con nuestros mejores amigos: que si son más atractivos físicamente, que si tienen más pegue, que si son más extrovertidos, etc.


Compararnos está en nuestra naturaleza y ahora con el auge de las redes sociales esto se ha acentuado todavía más porque nos pintan esa vida perfecta, la pareja perfecta y el cuerpo perfecto haciéndonos sentir mal con nuestra realidad.


Pero recuerda que las redes sociales solo muestran una realidad a medias, pues nadie publica cuando por ejemplo se les quema la quesadilla en el sartén, cuando chocan el auto, cuando cortan con la novia, etc.


3 Razones por las que es malo compararse con los demás


1. Por qué no estás en igualdad de circunstancias

Si nos ponemos a pensarlo, compararse en su esencia es ABSURDO. ¿Por qué? Porque medir tu progreso con la regla de otra persona es igual de absurdo que medir tu etapa 1 con la etapa 10 de alguien más. Cada uno de nosotros es diferente al otro y además, nuestro contexto de vida también lo es. Así que, como diría esa frase tan popular, "comparamos peras con manzanas" sin darnos cuenta.


2. Por qué ser tú mismo es tu verdadero poder

Es curioso; cuando compramos algo, siempre valoramos más un ORIGINAL que la copia, ¿cierto? Pero cuando se refiere a nosotros mismos, ¿por qué buscamos ser la copia de alguien más cuando nuestro verdadero DON está en ser únicos e irrepetibles?

¿Por qué optamos por encajar y embonar cuando estamos hechos para RESALTAR?

¿Para qué quieres ser como alguien más si precisamente lo que te hace diferente a los demás es lo que te hace ESPECIAL?


Pienso que si de verdad valoráramos nuestra unicidad, dejaríamos de estarnos comparando con otros. Jamás lo olvides: Nadie es como tú y ese es tu poder. Querer ser la copia de otro es aceptar vivir bajo sus sombras... Pero tú y yo estamos hechos para más

No te guíes por lo que aparentan los demás porque no todo lo que brilla es oro...


3. Por qué es un golpe a tu autoestima

La comparación a menudo surge de una carencia, es decir, de algo que no tenemos, que no hemos conseguido o que todavía no somos. ¿Y qué es lo que hacemos? Pues voltear a ver a alguien que sí lo tenga. Esta clase de comparación lo único que hace es gritarnos al oído: "¡No eres lo suficiente!" Y esto claramente es como un golpe a nuestra autoestima.


Pero lo peor de todo, es que suele convertirse en un círculo vicioso porque supongamos que consigues lo que logró la persona con la que te comparabas. ¿Crees que ahora serás feliz? Pues no, porque irónicamente, estamos programados para seguir viendo hacia arriba, de nuevo sintiéndonos inferiores y buscando un nuevo punto de comparación aún más alto...Y en línea con lo anterior, lo más curioso de todo es que las personas contra la que nos comparamos, a su vez, se están comprando con alguien más.


Referencia: https://mayneza.com/no-te-compares-con-nadie/



2 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo