top of page

¿Qué tan importante es hablar sobre lo que pensamos?

Actualizado: 30 mar 2022


Decir exactamente lo que queremos decir no es algo para lo que la mayoría de nosotros estamos capacitados. Desde una edad temprana se nos enseñó el arte de «agradar a las personas», de decir sí, incluso si queremos decir que no, de no decir nada que pueda ofender y atenuar la franqueza para no ser vistos como arrogantes y poder brindar más confianza en los demás a costa de nuestro propio bienestar.


¿Por qué deberías decir lo que piensas?

Decir lo que realmente se piensa, no siempre es fácil y puede conducir a un conflicto. Sin embargo, esto parte de una serie de prejuicios, ya que decir lo que sientes tiene que ver con expresar tu propia opinión, sin que nadie tenga que resultar ofendido ni atacado, el conflicto sucede cuando la otra persona lo considera una ofensa o no sabe respetar la opinión de los demás.


Si los demás no comparten tu opinión, es respetable y no es eso lo que se buscan, simplemente se trata de hacer valer tu derecho a expresar lo que piensas, lo que sientes, y a poner límites sin tener que sentirte culpable. Si no puedes manejar eso, todavía tienes que aprender mucho para conseguir decir lo que piensas, expresar lo que sientes sin miedos.


1. Te sientes bien contigo mismo

Hablando de la frase «sacando algo de tu pecho», hablar, particularmente sobre temas importantes, puede parecer como un peso que literalmente te sacas de adentro. Ser asertivo es bueno para ti; aumenta la confianza en ti mismo y te hace creer que estás tomando el control de tu propia vida.


2. Duermes mejor

Incluso hay un proverbio alemán que dice: «Una conciencia limpia es una almohada suave«. Si ya no llevas guardada tu opinión como una carga dentro de ti, al expresar tus pensamientos y sentimientos también te ayudará a aliviar tu conciencia y sentirte más seguro de ti mismo.

El carrusel de pensamiento «qué pasaría si dijera» o «qué pasaría si hubiera dicho» al expresar tu opinión tienes la oportunidad de dejar de lado estos pensamientos que te consumen toda la energía.


3. Obtendrás lo que quieres

La mayoría de nosotros sentimos que es demasiado exigente articular lo que anhelamos. Así que, en lugar de eso, podemos presentar solicitudes a medias con la esperanza de que otros puedan llenar los vacíos y terminar de decir lo que queremos decir.


Así que dices «sería genial si me pudieras ayudar durante 5 minutos» cuando te refieres a «si te quedas una hora para ayudarme, podría salir del trabajo antes de la medianoche». Si dices realmente lo que quieres, tus necesidades serán satisfechas y terminarás siendo una persona más feliz.


Del mismo modo, debes saber decir lo que no quieres. Por ejemplo, cuando tu jefe te deje una tarea, no digas automáticamente «está bien». En su lugar, intenta con alguna otra contestación: «Me gustaría ayudar, pero tengo mucho trabajo en este momento. ¿Podemos ver cuál es la mejor manera de hacerlo a la luz de este otro trabajo que debo hacer? «. De esa manera, no estás diciendo que no, pero estás enfatizando tu valor, así como negociando una carga de trabajo más realista.



ESTUDIA EN LA ESCUELA SUPERIOR DE NEGOCIOS ¡SIN IMPORTAR DÓNDE ESTÉS!


Whatsapp: Click en la imagen o digita +52 81 1783 2250



37 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page