top of page

Poder con propósito: los cuatro pilares del liderazgo


El liderazgo no es un título. Nunca puede ser nombrado líder, diga lo que diga su tarjeta de presentación.


El liderazgo no es un título. Nunca puede ser nombrado líder, diga lo que diga su tarjeta de presentación. El liderazgo hay que ganárselo. Ciertos individuos tienen la capacidad de impactar las vidas de otros con sus acciones, ideas y palabras. El difunto Steve Jobs lo dijo mejor: "El liderazgo se trata de inspirar a las personas a hacer cosas que nunca pensaron que podrían".


Personas como Mahatma Gandhi, que lideró un movimiento de no violencia y expulsó a los colonizadores británicos de la India, o el Dr. Martin Luther King, que inspiró a toda una generación de afroamericanos a marchar por sus derechos civiles, no tenían ningún título de liderazgo específico. o puesto de gobierno. Su impulso y pasión por una causa más grande que ellos inspiraron a otros a seguirlos.


Creo que un líder posee cuatro características innatas. Mientras que algunas personas nacen con estas características, otras se toman el tiempo para aprenderlas y aplicarlas.


1. Los líderes se hacen cargo La mayoría de las personas se adaptan cómodamente a las vidas y roles en los que nacieron. Viven vidas mediocres y mundanas, y nunca llegan a darse cuenta de su potencial. Luego están los que se destacan por desafiar el status quo, por buscar mejorarse a sí mismos y al entorno en el que se encuentran. Los que se negaron a aceptar las cartas que les tocan y buscan cambiar el juego. Los verdaderos líderes toman posesión de sus vidas. No dejan que otros definan su camino, ni permiten que las circunstancias les impidan dar los siguientes pasos en sus vidas. Los líderes también se apropian de las personas y del entorno en el que se encuentran. Pero eso no significa que los líderes hagan todo por sí mismos. Los buenos líderes dominan el arte de delegar. Un error común que cometen muchos líderes es relegar en lugar de delegar. Cuando relegas, abandonas tu responsabilidad. Cuando delega, su ayuda da forma al resultado, aunque alguien más implementa la tarea real. Todavía eres responsable del resultado. La propiedad es una fuerza impulsora de la rendición de cuentas. De ahí que sea crucial recordar que la delegación es de tareas, y no de responsabilidad.


2. Los líderes empoderan Nosotros, como raza humana, tenemos un deseo innato de pertenecer. Pertenecer a una comunidad, a una clase, a una cultura. La historia nos muestra que este impulso de pertenecer a menudo se manifiesta como un anhelo de ser parte de algo más grande que nosotros mismos. Por lo tanto, cuando aparece un líder que nos muestra un camino para ser mejores no solo como individuos, sino también como parte de algo más grande como grupo, genera en los demás un sentido de confianza en sí mismo. Esta confianza en uno mismo es, en esencia, un verdadero empoderamiento. La confianza en uno mismo ayuda a crear ese puente desde donde estamos hasta donde podríamos estar y deberíamos estar. Un gran líder sabe cómo levantar a otros y empoderarlos para que crean en sí mismos.. Un líder no se mide por cuánto ha avanzado él mismo, sino por lo bien que ha hecho avanzar la vida de los demás. La mayoría de las veces, el fracaso es simplemente el resultado de la falta de confianza en uno mismo. Un líder ayuda a crear esa creencia desafiando los estándares a los que la gente está acostumbrada y sacándolos de su zona de confort.


3. Los líderes tienen un propósito Un líder se define por un propósito que es más grande que ellos mismos. Cuando ese propósito sirve a un bien mayor, se convierte en la plataforma para un gran liderazgo. Gandhi resumió su filosofía de vida con estas palabras: "Mi vida es mi mensaje". Esa declaración dice mucho sobre cómo eligió vivir su vida y compartir su mensaje de no violencia, compasión y verdad con el mundo. Cuando tienes un propósito que va más allá de ti , la gente lo verá y se identificará con él. Ser impulsado por un propósito define la nobleza del carácter de uno. Inspira a otros. En esencia, su propósito de liderazgo surge de su identidad, la esencia de quién es usted. El propósito es la diferencia entre un vendedor y un líder, y al final, el líder es el que hace el impacto en el mundo.


4. Los líderes se preocupan La marca distintiva de un gran líder es su cuidado y preocupación por su gente. Mostrar compasión hacia los demás no se trata de una sesión de fotos, sino de una característica inherente que los demás pueden sentir y escuchar cuando están contigo. Vive en la calidez y el timbre de tu voz. Se nota en cada acción que realizas. Los líderes solidarios se interesan genuinamente en los demás . Se esfuerzan por conocer mejor a las personas que trabajan con ellos. Esto no es solo para hacer consultas simbólicas de vez en cuando, sino porque realmente quieren conocer a su gente y alentarlos a ser lo mejor que pueden ser. Cuando el cuidado es genuino, está entretejido en todo lo que haces.


Como ha demostrado la historia, dictadores, señores de la guerra y conquistadores como Alejandro Magno y Genghis Khan pueden haber liderado ejércitos masivos, pero después de su muerte, nadie recuerda el mensaje de su vida. En cambio, solo son recordados por las tierras que conquistaron. Por otro lado, líderes históricos como Mahatma Gandhi, la Madre Teresa, el Dr. Martin Luther King Jr. y Nelson Mandela se definieron por el cuidado que mostraron por su pueblo. Sus legados han impactado los sistemas de creencias a través de los cuales operamos y gobernamos nuestra vida diaria, incluso hoy.


Referencia: Entrepreneur


ESTUDIA EN LA ESCUELA SUPERIOR DE NEGOCIOS ¡SIN IMPORTAR DÓNDE ESTÉS!




Whatsapp: Click en la imagen o digita +52 81 1783 2250



66 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page