top of page

¿Cómo se desarrolla el pensamiento crítico?

Actualizado: 30 mar 2022


¿Qué es el pensamiento crítico?

El pensamiento crítico o el juicio crítico es la habilidad de analizar y reflexionar sobre los hechos de forma objetiva para poder crearse un juicio o una opinión certera. Incluye también la capacidad de pensar sobre los problemas sin aceptarlos, buscando soluciones.


Esta forma de pensamiento no se desarrolla de forma automática con el nacimiento, sino que es necesario practicarla con el objetivo de ser capaz de utilizarla. Para poder desarrollarla es necesario superar algunas características innatas de las personas, como el egocentrismo y el sociocentrismo.


Por otra parte, la capacidad de pensar de forma crítica aporta gran cantidad de beneficios, como resolver problemas sistemáticamente, entender las conexiones lógicas entre ideas y adquirir valores y creencias basados en la realidad. Debido a su importancia, el estudio de esta forma de pensamiento ha sido fundamental desde la Antigüedad.


Ejemplos de pensamiento crítico son buscar información contraria a lo que se está leyendo, buscar soluciones a problemas que se dan como irresolubles o tomar una decisión informada basada en la consulta a diversos profesionales.


¿Cómo se desarrolla el pensamiento crítico?

A continuación aprenderás varias formas que podrás utilizar desde ahora mismo para comenzar a desarrollar tus habilidades de pensamiento crítico.


Haz preguntas simples

Cuando comenzamos a examinar un tema es fácil sentirse abrumado con la cantidad de información disponible. Normalmente queremos saberlo todo de golpe, pero si nuestras preguntas no son las adecuadas podemos caer presos del exceso de información.

Para evitarlo y comenzar a desarrollar tus habilidades de pensamiento crítico, comienza realizando preguntas sencillas: ¿Qué es lo que ya sabes sobre el tema en cuestión?, ¿Qué quieres aprender?, ¿hay algún aspecto en concreto sobre el que necesites saber más?, ¿de dónde puedes sacar la información?


Cuestiónatelo todo

En ocasiones lo que creemos saber es tan complejo, o la información está tan mezclada, que resulta complicado separar lo que es cierto de lo que no lo es.

Por lo tanto, para pensar de manera racional sobre cualquier tema lo primero que necesitamos hacer es volver a repasar los fundamentos de lo que tenemos como cierto.

Para ello, tendrás que comenzar a dudar sistemáticamente de todo aquello que dabas por bueno. Cuando detectes una creencia o pensamiento que no puedas respaldar con hechos objetivos y fácilmente verificables, investiga sobre el tema hasta que puedas formarte una opinión racional al respecto.


Presta atención a tus procesos mentales

Nuestra mente es capaz de una gran cantidad de proezas, pero no es infalible. Según Daniel Kahneman, psicólogo ganador de un premio Nobel, cuando examinamos información nuestro cerebro toma una serie de atajos para explicar de forma más sencilla lo que ocurre: los heurísticos.

Estos procesos de pensamiento harán que tengas que estar muy pendiente de lo que pasa dentro de tu mente si quieres conseguir examinar la información disponible sin dejarte llevar por tus prejuicios o ideas preconcebidas.


Evalúa de manera racional la evidencia existente

Cuando estés examinando un problema o un tema en concreto, no es necesario que evites buscar información sobre ello por miedo a no ser objetivo.

Aunque es cierto que para casi todo existe evidencia contradictoria, una de las mejores maneras de practicar el pensamiento crítico es examinando toda la información sobre un tema tratando de distinguir lo que es válido de lo que no.


Para ello, cuando te encuentres frente a una nueva evidencia, pregúntate lo siguiente:

  • ¿Quién ha recopilado esta información? ¿Se trata de una opinión o, por el contrario, son hechos demostrables?

  • ¿De qué manera se han recopilado estos datos? El procedimiento, ¿está basado en el método científico o, por el contrario, se trata de evidencia menos concluyente como encuestas o entrevistas?

  • ¿Qué intenciones tenían los investigadores? ¿Pueden haber influido en los resultados de sus estudios?

Piensa por ti mismo

Por último, en ocasiones la evidencia encontrada no es suficiente como para formarte una opinión definitiva sobre un tema. En estos momentos, tendrás que hacer caso de tu sentido común y de tus experiencias previas para tomar una decisión.

Por ejemplo, en el ámbito de la nutrición parecen existir muchos datos contradictorios sobre lo que es sano y lo que no. Sin embargo, en tu propia experiencia, ¿qué te hace sentir mejor? ¿De qué manera estás más sano y tienes un cuerpo más saludable?



ESTUDIA EN LA ESCUELA SUPERIOR DE NEGOCIOS ¡SIN IMPORTAR DÓNDE ESTÉS!


Whatsapp: Click en la imagen o digita +52 81 1783 2250



570 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page